Cambiar la distribución de la vivienda en una reforma

Cambio de distribución de una vivienda

Cuando nos estamos planteando hacer una reforma, lo hacemos por diferentes razones. Puede ser que queramos darle un toque más moderno, que se encuentre en un estado deficiente, o que la queramos adaptar a nuestras necesidades, entre otras muchas razones. Cambiar la distribución de una vivienda es una de las primeras soluciones que se nos viene a la cabeza.

En el momento de entrar a vivir en una casa, si no la hemos reformado nosotros mismos, nos adaptaremos nosotros a ella, ya que tenemos que trabajar con lo que tenemos. Es posible que las habitaciones sean demasiado pequeñas, que tenga una cocina demasiado estrecha, o simplemente que la distribución actual no encaje con lo que nosotros buscamos. Normalmente suelen ser cosas a las que no les damos mucha importancia al principio. Pero pasado un tiempo nos resultará más molesto tener que convivir con ello, y querremos ponerle remedio.

Aparte, las necesidades cambian con el tiempo. Lo que en un momento dado podía ser la casa ideal, pasados unos años puede que ya no se adapte a nuestras necesidades actuales y no podamos hacerla valer por diversos motivos.

Cambio de las tendencias en la distribución de las viviendas

También entra en juego las tendencias en diseño. Si estamos hablando de un piso antiguo, es posible que la distribución que tenga no se parezca en nada a lo que actualmente se plantea como una distribución ideal. Esto es debido sobre todo, a que los hábitos y gustos han cambiado en todos estos años.

Por poner un ejemplo, las cocinas antes estaban completamente separadas de la zona de estar, incluso muchas veces bastante apartadas, ya que la cocina no era una zona “noble”, y muchas veces quedaba relegada al servicio si se tenía. La idea de una cocina abierta al salón hace unas pocas décadas era impensable. Lo mismo pasa con muchas otras estancias de la casa, que ya no se adecuan a las necesidades de la vida actual, como pueden ser los pasillos interminables, varias zonas de estar divididas entre sí, etc.

¿Cómo me planteo cambiar la distribución de una vivienda?

Cuando pensamos en realizar una reforma integral, nuestra intención suele ser adaptar la casa a las necesidades actuales que tenemos y nuestros gustos personales. Es por ello que cambiar la distribución de una vivienda es muy importante cuando se está definiendo el proyecto. Aparte, hay que tener en cuenta que un trabajo como este implica cambios en casi todos los elementos de la vivienda: Suelos, techos, instalaciones, etc. Siempre hay que tener esto en mente de cara al presupuesto del que se disponga.



Os dejamos algunos consejos sobre este tema:

1. No todas las viviendas son iguales

Podemos tener una idea definida en la cabeza, pero seguramente haya que realizar diversos cambios para adecuarla al espacio en el que trabajamos. Cada casa es diferente, y nos encontraremos con diferentes obstáculos que tendremos que sortear. Es posible que no se pueda cambiar el baño al sitio que tenías pensado al no tener una bajante cerca, o tengamos un muro de carga que no nos deje abrir el espacio. Todo esto hará que la distribución quede condicionada por estos factores, pero siempre se pueden buscar soluciones para trabajar alrededor de estos problemas.

2. Busca ideas

Al igual que decimos que las tendencias en el diseño de viviendas han cambiado, no todo el mundo necesita lo mismo, y nadie mejor que tú va a saber lo que necesita. Desde Dosplanos, como profesionales del sector, te podremos aconsejar y dar nuestra opinión, pero si tienes las cosas claras, y sabes cuáles son tus necesidades, será un proceso mucho más rápido, y conseguiremos ofrecerte lo que estás buscando.

3. Piensa en el futuro

Las necesidades personales pueden ir cambiando con el paso del tiempo, y por norma general, las viviendas se suelen reformar cada 30-40 años. Es posible que en un futuro se amplíe la familia, o que tengamos en casa a una persona con movilidad reducida, por poner algunos ejemplos. En las fases iniciales de un proyecto de reforma siempre podemos modificar el proyecto teniendo en cuenta estos asuntos, y evitarnos futuros quebraderos de cabeza.

4. Sopesa los pros y los contras de cada distribución

Un dormitorio principal con vestidor y baño en suite puede sonar perfecto para ti, pero a lo mejor pierdes una habitación que podría servirte como despacho, con lo que tendrías que trabajar en la mesa del comedor.

Una distribución con muchos espacios abiertos queda muy bien, pero dificulta la distribución de enchufes, muebles y puede encarecer el coste de la obra si hay que poner cargaderos en muros.

Saber qué compromisos tendrás que hacer con cada distribución permitirá que puedas tomar una decisión más informada y te ahorrará sorpresas en el futuro.

5. Espacios versátiles

Este punto va muy ligado al anterior, ya que nos permitirá que una reforma nos valga para diferentes escenarios. Lo que hoy puede ser un despacho, mañana se puede convertir en una habitación. Una pequeña sala que tenemos para un uso diferente la podemos convertir en una zona de juego para niños.

Haciendo unos pequeños cambios en la fase inicial, como pueden ser la ubicación y cantidad de puntos de luz, o la colocación de un radiador, podemos conseguir un espacio que en el futuro podamos cambiar de uso.

6. Valor de reventa de una vivienda

A lo mejor este punto no aplica a todos los casos, pero siempre conviene valorarlo al hacer una reforma integral. Hay que pensar en la posibilidad de que esta no vaya a ser nuestra residencia definitiva, y en un futuro nos cambiemos de casa. A la hora de vender una vivienda, los posibles compradores se fijarán en que la vivienda cubra las necesidades que ellos tienen. Si está reformada hace poco seguramente no contemplen la opción de reformar de nuevo, y tendrán que adaptarse al estado actual de la casa.

Por poner un ejemplo, un piso grande con una o dos habitaciones será más difícil de vender que uno con un número de habitaciones acorde a los metros que tenga la vivienda. Seguramente nosotros no podremos sacar todo el partido a esas habitaciones, pero puede ser un factor determinante a la hora de conseguir el precio que queremos por nuestra vivienda.

7. Busca a profesionales que te ayuden

En Dosplanos somos profesionales de la reforma, con mucha experiencia a nuestras espaldas. Conocemos las reformas de principio a fin, y hemos hecho todo tipo de trabajos para diferentes tipos de clientes. Esto nos da la seguridad de poder ayudarte y asesorarte en todo el proceso de reforma, incluido el cambiar la distribución de tu vivienda a reformar. Siempre escucharemos tu opinión, y te podremos dar varias opciones para que tú elijas la que más te guste, y se adecue a tus necesidades.

Si necesitas hacer una reforma en tu vivienda, pídenos presupuesto y estaremos encantados de ayudarte.