¿Quién me hace la reforma?

blog-post-2

Una vez que has decidido reformar tu vivienda o local, la primera duda será quién me puede ayudar a realizar estos trabajos. Es un punto clave del proceso, ya que existen al menos 3 formas de reformar una vivienda

YO COORDINO LA REFORMA

Es frecuente encontrar a personas que se deciden a reformar un piso y deciden contactar directamente con los distintos gremios (albañiles, fontanero, electricista, carpientero, …) para coordinar la reforma; “no puede ser tan complicado gestionar esto, y me ahorro el coste de contratar a otra empresa” deben pensar estas personas.

Una reforma no es un proyecto complejo (comparado con construir un cohete, por ejemplo), pero tiene muchos detalles que es sencillo olvidar o no entender: la secuencia de los diferentes trabajos, las diferencias en las calidades de los materiales, las implicaciones de muchas decisiones que uno toma al principio de una reforma…y sólo se da cuenta del impacto cuando llega la hora de entrar a vivir.

Todo trabajo que requiera la coordinación de diferentes gremios tiene un alto riesgo de acabar mal si no se coordina correctamente. Y ya sabemos aquello de “lo barato…”

CONTRATO A UN DESPACHO

Si nos hemos dado cuenta de que nosotros no somos la persona adecuada para coordinar la reforma una de las opciones que tenemos es contratar a un despacho de arquitecturas o de interiorsmo.

Un despacho de arquitectos es necesario para realizar proyectos complejos, como puede ser un cambio de distribución importante. El despacho de arquitectura realizará un proyecto de reforma y (si quieres), te ayudará a encontrar una empresa de reformas que realice los trabajos; ellos supervisarán la ejecución del proyecto.

Otra opción, en proyectos menos complejos pero donde el cliente le da una gran importancia a los aspectos estéticos es contratar a un despacho de interiorismo y decoración. El despacho hará un proyecto de los trabajos y pondrá mucha atención en la distribución, la luz y la decoración del piso. Puede que la empresa se encargue de coordinar la reforma (i.e., a los gremios), o que subcontraten y supervisen los servicios de una empresa de reformas.

En cualquiera de los dos casos el cliente contrata los servicios de una empresa con un valor añadido claro. El coste es muy variable y depende del tamaño del piso, la complejidad del proyecto y los servicios contratados, por lo que es difícil poder dar una estimación.

UNA EMPRESA DE REFORMAS

Entre la opción del “do-it-yourself” y contratar un despacho existe la posibilidad de contratar a una empresa enfocada en reformas; un equipo que coordina los esfuerzos de los gremios y asegura los tiempos, costes y calidades de la ejecución. Además estas empresas involucran a un arquitecto en caso necesario y trabajan en ocasiones con interioristas.

El reto de esta opción, que puede ser un equilibrio muy interesante entre calidad de proyecto y coste, es que la calidad de las empresas de reformas es muy variable y con frecuencia no es muy elevada (en este sector abunda la falta de seriedad y transparencia). Encuentra una buena empresa de reformas y podrás estar tranquilo con el proyecto al mismo tiempo que obtienes un coste razonable.