Reformas en el hogar para ahorrar aplicando el aislamiento térmico

Mi proyecto

Si quieres saber qué técnicas puedes emplear en tu hogar para fomentar el aislamiento térmico te damos una serie de consejos así como unos pequeños cambios en tu hogar que te permitirán ahorrar en tus facturas y propiciar la eficiencia energética.

Realiza leves reformas para propiciar el aislamiento térmico en el hogar

Dentro del hogar puedes realizar pequeños cambios que te ayudarán a mejorar el aislamiento térmico. Esta medida consiste en acabar con los puentes térmicos que hacen que tengas que emplear más energía para alcanzar o mantener una temperatura óptima dentro de cada habitación.

Para conseguirlo tienes la posibilidad de invertir en una reforma dentro del hogar que te permita mejorar el aislamiento para evitar pérdidas localizadas de energía:

  1. Inyección de aislamiento térmico: este sistema consiste en realizar perforaciones en la fachada e inyectar material aislante dentro. Es bastante económico, rápido y también ayuda con el aislamiento acústico.
  2. Rehabilitar las fachadas: puedes aplicar el sistema SATE (Sistema de Aislamiento Térmico Exterior) con paneles de material aislante recubiertos con diversos acabados que también propician el aislamiento.
  3. Coloca paneles aislantes: paneles de techo y pared de materiales aislantes en el interior de la vivienda. Si tienes una casa con exteriores también puedes aplicar tejas aislantes.
  4. Cambia las ventanas por unas de doble cristal y que éste sea de baja emisión. Además, se recomienda aplicar por ventanas con rotura de puente térmico.
  5. Optar por suelos de madera y otros materiales aislantes como las fibras minerales. No te olvides de colocar alfombras y felpudos durante el invierno.

A continuación te proponemos otro artículo relacionado con trucos extra para eliminar los puentes térmicos y mejorar el aislamiento de tu vivienda.

Elige con criterio tus tarifas de gas natural y electricidad 

Para empezar a ahorrar energía desde el comienzo la mejor manera de hacerlo es contratando una tarifa eléctrica y de gas que fomente el consumo con control. Esto quiere decir que se deben evitar las tarifas planas con precio fijo pues el consumidor tiene en mente el precio fijo a final de mes y finalmente acaba consumiendo más energía de la necesaria. 

Existen numerosas compañías en el mercado energético español como Iberdrola que cuentan con un catálogo amplio de tarifas tanto para la luz como para el gas. 

Dentro de las tarifas de Iberdrola podemos encontrar algunas con precio fijo durante todo el días o con discriminación horaria, que son las más recomendables para ahorrar porque el usuario puede realizar su consumo durante las horas en las que el precio por el kWh de luz es más barato.

Sin embargo, para el gas natural no existe esta posibilidad. En este caso, tanto Iberdrola como el resto de las grandes compañías cuentan con un catálogo más limitado de tarifas de gas que dependen del consumo anual estimado más que de la propia preferencia del consumidor. Por eso es muy importante tratar de reducir al máximo este consumo y de este modo poder acogerse a la tarifa con el precio más reducido.

Por otro lado, si quieres saber cuál es la mejor tarifa de luz o gas puedes utilizar el comparador de tarifas, una herramienta online totalmente gratuita donde obtendrás los resultados en función de los datos que introduzcas en base a tu perfil de consumo. Si quieres conocer las diferencias entre los diversos tipos de tarifas de gas puedes leer: https://www.companias-de-luz.com/precio-gas-natural/tarifas/