Reformas passivhaus en tu vivienda, ¿merece la pena la inversión?

preeria-home-1820916_1280

Las reformas no se hacen todos los años. De hecho, en muchos casos, es un proyecto que se lleva a cabo una vez en la vida. Por eso es fundamental que a la hora de plantearte la reforma de tu vivienda pienses a largo plazo. 

Pero no solamente desde el punto de vista del diseño. La tecnología mejora a pasos agigantados y debes preguntarte si tu vivienda se quedará obsoleta en pocos años o no.

Desde Dosplanos observamos un creciente interés en la eficiencia energética y sus beneficios económicos y medioambientales a largo plazo. 

Dentro de esa tendencia, vemos mucho interés por las reformas con certificación passivhaus

¿Qué es una reforma passiv house?

Passive house (en inglés) o passivhaus (en alemán), son casas altamente eficientes energéticamente. Están pensadas para ventilarse sin que haya intercambio térmico (sin que se vaya el calor) y así utilizar el mínimo consumo energético posible. 

Esto se consigue cumpliendo 5 principios fundamentales

  • Aislamiento térmico.
  • Carpintería en ventanas de alta calidad.
  • Ventiladores con recuperación de calor. 
  • Eliminación de puentes térmicos.
  • Estanqueidad del aire.

Si tu vivienda cumple con estos principios, podrás pedir un certificado de passivhaus, que además de suponer un nivel de confort superior para tu día a día, añadirá mucho valor al inmueble en caso de venderlo.

¿Cómo se hace?

La primera parte es un diseño de la reforma realizado por un arquitecto experto en passive house. Este creará un diseño que cumplirá con los 5 principios de passive house y se adapte a tu inmueble. 

La segunda parte es la ejecución, es decir, hacer tu diseño realidad. Aquí es donde empresas de reformas integrales, con experiencia en la implementación de proyectos passivhaus como Dosplanos, te pueden ayudar.

Cabe mencionar que normalmente los principios de passivhaus se aplican a casas de nueva construcción, donde se parte de un “folio en blanco” a la hora del diseño. 

Convertir un piso en passiv es más difícil por las limitaciones existentes (e.g., por lo general no será posible modificar la fachada, es necesario “encontrar” los puentes térmicos existentes, …=), pero con la suficiente dedicación e inversión en el proyecto es un objetivo asumible. ¿En qué se diferencia de una reforma normal?

Una reforma integral cuyo resultado sea una vivienda pasiva, a diferencia de una reforma integral tradicional, se fundamenta en los 5 principios básicos que hemos descrito sobre estas líneas. Vayamos punto por punto:

1.Aislamiento térmico

El aislamiento térmico por toda la envolvente (paredes exteriores, cubierta y solera) permite que la transmitancia del calor sea mínima. Esto es beneficioso tanto en invierno como en verano. 

El clima de cada lugar determinará el grosor de las paredes, yendo desde 5cm hasta 25cm o más. 

2. Carpinterías exteriores

Los huecos de la casa como las ventanas y puertas son los espacios por los que más se mueve la temperatura. Una carpintería de baja transmitancia térmica y unas ventanas con doble acristalamiento rellenos de un gas inerte son fundamentales para evitar la pérdida de la temperatura deseada. 

3. Recuperador de calor

El calor generado en el interior de la casa por los electrodomésticos, la gente o la calefacción, se recupera para calentar el aire frío entrante a la casa y luego explusar el aire viciado para que siempre haya aire fresco sin que se de una transferencia de calor. 

Esto se hace mediante un sistema de ventilación mecánica. 

4. Ausencia de Puentes térmicos

Aparte de por ventanas y puertas, la energía también se puede transmitir por los denominados puentes térmicos, que son esquinas y juntas que no han sido diseñadas con la eficiencia energética en mente. 

Se pueden eliminar estos puentes asegurándo que no hay interrupciones en la capa de aislamiento, aunque si las hay, deben ser con un material más termorresistente que la propia capa de aislamiento. 

Las juntas también tienen que ser ejecutadas por un albañil especializado en passivhaus. 

5. Estanqueidad del aire

Esto supone que la casa es lo suficientemente hermética para impedir la entrada de aire incontrolado (no filtrado por el sistema de ventilación). 

Durante la reforma esta estanqueidad se mide utilizando un ventilador que genera una presión diferente en el interior de la casa y se mide el número de renovaciones de aire por hora. 

Para que la reforma tenga el certificado de passivhaus, el número de renovaciones por hora tiene que ser de menos de 0,6 (una casa no tratada puede llegar a 12 renovaciones por hora). 

Por resumir, en la reforma tradicional se trata sobre todo de mejorar el aspecto de la vivienda y la calidad de sus materiales. En una reforma passive house se añade la prioridad de obtener la máxima eficiencia energética, y para ello necesitaremos los materiales, diseño y mano de obra adecuados.

¿Pierdes metros cuadrados con una reforma passive house?

En la reforma de un piso es común que se pierdan algunos metros cuadrados de superficie debido a la instalación de  materiales adicionales de aislamiento. Cuanto más pequeño sea el piso más se va a notar. 

El principio del passive house que más impacto tiene en la superficie es el aislamiento térmico. Esto implica que se instalen materiales por toda la envolvente del edificio, incluyendo paredes, suelos y techo. 

En este artículo se hace un cálculo de pérdida de metros cuadrados en un piso de 100m2. El resultado final es una pérdida de 2,5m2, que supone el 2,5% de la superficie de la vivienda.

¿Cuesta más que una reforma normal?

En principio sí. Entre un 15 y un 20% más. 

La parte más cara de la reforma passivhaus es sin duda la carpintería, ya que se requieren unos materiales de alta calidad que van a tener un gran impacto en el presupuesto de la reforma passive. 

A esto hay que añadirle el coste adicional en aislamiento así como el equipamiento adicional. Finalmente, la mano de obra puede ser un poco más cara ya que se precisa cierta especialización. 

¿Merece la pena una reforma passivhaus a largo plazo?

Esa es una pregunta que tú debes contestar. La respuesta más probable es que sí, ya que una vez tengas un inmueble passive, empiezas a ahorrar dinero desde el minuto cero. 

En este artículo se muestra el ejemplo de una casa passivhaus en la que se llegan a ahorrar 4.300 euros de factura de la luz al año. En este caso suponer que en 5 años esta persona habrá amortizado los aproximadamente 20.000 euros de coste adicional que tuvo su proyecto construído bajo el estándar passivhaus.